Me voy, pero todavía no.

Antes, irme y quedarme lejos era fácil. Pero esta partida ha sido diferente, extraño todo lo que antes conocía pero no me hacía tanta falta, o no me había percatado la falta que en realidad me hacía. ¿Será esto a lo que se refieren con madurar? Es una despedida agridulce. Era todo lo que hace unos meses quería, pero en algún momento entre cuando pedí el deseo y cuando se cumplió, aproveché todo y todos a mi alrededor. El viaje que tanto quería, me lo di sin tener que recorrer millas sobre agua. El problema es que aún no me toca irme, sigo aquí, a penas me entero que voy a irme y ya todo lo hecho de menos. Si es así, ¿qué será de mi cuando me encuentre al otro lado del mundo? Lejos de todo lo que me a hecho crecer por 22 años. Quizás, pienso que este sentimiento viene de mi mayor preocupación, que se olviden de mi. Las personas que han vivido instantes conmigo estos últimos meses, ¿se acordarán de mi cuando regrese? o ¿soy fácil de borrar de la mente? No sé si pensar esas cosas me hace egoísta, no lo quiero ser. Pienso regresar una vez termine lo que voy a hacer por aya, pero sé que una vez regrese muchas cosas serán diferentes. Dos años más serán añadidos a mi vida, y ninguno será en mi Isla. Extrañaré la comida, la música, la gente, todos son aspectos que son únicos de aquí. No me imagino completa sin ellos. En mi mente, me he convencido de hacer una especie de “bucket list” para asegurarme de hacer todo lo que tenga que hacer antes de partir. El problema es que cada día encuentro algo nuevo que añadir, y un día menos para hacerlo. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s